website trackingvisitor activity monitoring

All posts tagged casa rural en Forcall

EL FORCALL

forcall

Con antecedentes de población que se remontan al Neolítico, la actual población de EL FORCALL (600 hbts.) tiene su origen en unas alquerías árabes, conquistadas en 1235 por las tropas de Gil de Azagra y Benito de Torres, oficiales de Blasco de Alagón. El 2 de mayo de 1264 sería elevada a la categoría de villa, bajo la jurisdicción de Morella. Fue fortificada en 1361.
Durante el conflicto por la sucesión del rey Martín el Humano, El Forcall encabezó la oposición a Morella, defendiendo la causa del conde d’Urgell, quien fijó en la villa su cuartel general, hasta su derrota por el nuevo rey Fernando de Antequera. El Forcall se enfrentó numerosas veces a Morella, hasta su independencia de la misma en 1691.
Fue escenario de intensa actividad carlista. Sirvió de prisión a 3.000 prisioneros isabelinos capturados por el general Cabrera.

Lugares para visitar en Forcall:
El PALACIO DE LOS OSSET: se halla en la plaza mayor de la población. Fue construido en el s.XVI por la familia Miró, vinculada a los condes del Pallars y La Ribagorça, antiguos señores territoriales, y convertido en su casa solariega.
Destaca por su bello alero de madera y los 36 arcos de su piso más alto, característica típica de la arquitectura aragonesa.
Fue vendido a los Osset de Cantavieja a mediados del s.XVIII, y cedido a la villa a principios del s.XX. Se halla rehabilitado y alberga actualmente un establecimiento hostelero.

El PALACIO DE LOS BERGA: se encuentra en las afueras del núcleo urbano, junto a la fábrica de tejido de la familia Palos-Ferreres.
Fue la casa-palacio de los Berga. Se trata de un edificio del s.XVI, que en la actualidad se halla en estado ruinoso y sobre el cual se han construido unos corrales.
En el término de El Forcall, como en todos los de esta zona, existieron numerosas masías aisladas, muchas de las cuales han llegado a nuestros días en distintos estados de conservación. Algunas de ellas disponían de elementos defensivos, especialmente torres, para protegerse del ataque de fuerzas hostiles y defender personas y bienes de la explotación agrícola. Entre ellas pueden destacarse:

* La TORRE AMELA o AMETLA se halla en la parte oriental del término, un poco al norte de la Rambla del Riu de Xiva.
* La TORRE DIONISIO se alza a la derecha de la carretera El Forcall-Zorita, a la altura del desvío a Villores.
* La TORRE SELLÓ, que se halla casi a mitad de camino entre El Forcall y La Menadella, y también se la conoce como ‘Mas Campana’ o ‘Torre Roselló’. Perteneció a la familia Roselló desde el s.XIV, y tiene anexa una ermita o capilla construida en 1697.
* La TORRE FOLCH se encuentra pegada al término de Villores; de hecho su acceso más fácil se realiza desde esta población.

La MOLETA DELS FRARES, también conocida como ‘Moleta de Liborio’ por el nombre de la masía en cuya propiedad se encuentra, se halla al oeste de El Forcall; se llega a ella por una pista junto al Molí de Matallí al otro lado del río Cantavieja. Ha sido declarada Bien de Interés Cultural (BIC).
Se trata de una larga y estrecha meseta, de 900 mts. de altitud, extendida de norte a sur y cuyas paredes perpendiculares la convierten en una verdadera fortaleza natural, prácticamente inaccesible.
Parece ser que en este punto se asentaron los primeros pobladores del valle. El yacimiento arqueológico -el más importante de la provincia de Castellón- se descubrió casi por casualidad en 1876. Las investigaciones realizadas desde entonces parecen demostrar una continuidad en su población desde la Edad de Hierro hasta la Baja Romanidad. Es evidente que fue un núcleo importante en la época romana, y es el único yacimiento de este periodo entre Sagunt y Tortosa. Identificada en un principio con las célebre Bisgargis, capital de la Ilercavonia, investigaciones más recientes la hacen corresponder con la ciudad romada de Lessera.
Los restos están bastante deteriorados, no sólo por las inclemencias del tiempo sino también por las excavaciones furtivas y los destrozos vandálicos. De sus elementos fortificados destaca la muralla que protegía la ciudad, una buena parte de la cual se conserva en la zona de entrada.