Realtime website tracking softwarewebsite statistics

All posts tagged casa rural en CERVERA DEL MAESTRE

CERVERA DEL MAESTRE

Podemos ver en Cervera del Maestre un paisaje típico de secano, con una superficie montañosa, con una altitud de 316 m. Sus picos más elevados son Revoltones (635 m), Perdiguera (516 m) y Mola (481 m). El terreno es de naturaleza rocosa y arcillosa. Clima de transición entre el mediterráneo y el continental.

Posee una vegetación a base de carrascales de meseta sobre calizas con dos etepas. La superficie cultivable del término municipal, está destinada preferentemente a los cultivos de secano: almendros, algarrobos y olivos, siendo escasa la destinada al cultivo de regadío que es preferentemente la alcachofa, aparte de algunos cítricos y hortalizas.

Se accede a esta localidad desde Castellón de la Plana tomando la AP-7 y luego la CV-135.

El término municipal de Cervera del Maestre limita con las siguientes localidades: La Jana, Traiguera, San Jorge, Cálig, Peñíscola, Santa Magdalena de Pulpis, Salsadella y San Mateo todas ellas de la provincia de Castellón.

Cervera del Maestre tiene una larga historia como lo demuestran numerosos yacimientos arqueológicos, destacando el Mas d’Aragó, una villa agrícola romana. Fundada por los griegos focenses en el 331 a. C. La población está a la sombra del castillo de Cervera construido en el siglo XI.

Fue el centro del término y futura bailía de Cervera, que fue donada, antes de la conquista por Ramón Berenguer IV a la Orden del Hospital, siendo confirmada dicha donación por el rey Jaime I en 1235. Comprendía los pueblos de Traiguera, La Jana, Chert, Carrascal, Cálig, La Barcella, Rosell, San Mateo, Canet lo Roig y Masía de los Estellés. En noviembre de 1233 los hospitalarios pactaron una carta de población con los musulmanes y otorgaron otra para los cristianos de todo el distrito en 1235. En 1250, la Orden otorgó una nueva carta puebla sólo para la villa. En 1317, pasó a manos de la Orden de Montesa, desarrollando una gran actividad comercial. En el siglo XIV se donaron sus rentas a la Mesa Maestral, permaneciendo adscrita a la figura del Gran Maestre hasta el siglo XIX.